¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una enfermedad que se presenta cuando el nivel de glucosa en la sangre, también conocido como azúcar en la sangre, es demasiado alto. La glucosa en la sangre es la principal fuente de energía y proviene de los alimentos. La insulina, una hormona que produce el páncreas, ayuda a que la glucosa de los alimentos ingrese en las células para usarse como energía. Algunas veces, el cuerpo no produce suficiente o no produce nada de insulina o no la usa adecuadamente y la glucosa se queda en la sangre y no llega a las células.

Con el tiempo, el exceso de glucosa en la sangre puede causar problemas de salud. Aunque la diabetes no tiene cura, la persona con diabetes puede tomar medidas para controlar su enfermedad y mantenerse sana.

A veces las personas cuando tiene diabetes dicen que tienen “un poquito alto el azúcar” o que tienen “prediabetes”. Estos términos nos hacen pensar que la persona realmente no tiene diabetes o que su caso es menos grave. Sin embargo, todos los casos de diabetes son graves.

¿Cuáles son los diferentes tipos de diabetes?

Los principales tipos de diabetes son tipo 1, tipo 2 y la diabetes gestacional.

Diabetes tipo 1

Con la diabetes tipo 1, el cuerpo no produce insulina porque el sistema inmunitario ataca y destruye las células del páncreas que la producen. Por lo general, se diagnostica la diabetes tipo 1 en niños y adultos jóvenes, aunque puede aparecer a cualquier edad. Las personas con diabetes tipo 1 tienen que usar insulina todos los días para sobrevivir.

Diabetes tipo 2

Con la diabetes tipo 2, el cuerpo no produce o no usa la insulina adecuadamente. La diabetes tipo 2 puede aparecer a cualquier edad, incluso durante la infancia. Sin embargo, este tipo de diabetes se presenta con mayor frecuencia en las personas de mediana edad y en los ancianos. Este es el tipo más común de diabetes.

Diabetes gestacional

La diabetes gestacional afecta a algunas mujeres durante el embarazo. La mayoría de las veces, este tipo de diabetes desaparece después de que nazca el bebé. Sin embargo, cuando una mujer ha tenido diabetes gestacional, tiene más probabilidad de sufrir de diabetes tipo 2 más adelante en la vida. A veces, la diabetes que se diagnostica durante el embarazo es en realidad diabetes tipo 2.

Otros tipos de diabetes

Otros tipos menos comunes de esta enfermedad incluyen la diabetes monogénica, que es una forma hereditaria de diabetes y la diabetes relacionada con la fibrosis quística.

¿Qué tan frecuente es la diabetes?

Para el año 2015, 30.3 millones de personas en los Estados Unidos, es decir, el 9.4 por ciento de la población, tenían diabetes. Más de 1 de cada 4 de estas personas no sabían que tenían la enfermedad. La diabetes afecta a 1 de cada 4 personas mayores de 65 años de edad. Alrededor del 90-95 por ciento de los casos en adultos corresponden a la diabetes tipo 2.1

¿Quién tiene más probabilidad de sufrir de diabetes tipo 2?

Las personas que tienen más probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2 son las que tienen más de 45 años de edad, antecedentes familiares de diabetes o sobrepeso. La inactividad física, la raza y ciertos problemas de salud, como la presión arterial alta, también afectan la probabilidad de tener diabetes tipo 2. Además, la probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2 es mayor si se tiene prediabetes o si se tuvo diabetes gestacional cuando estaba embarazada. Aprenda más sobre los factores de riesgo de la diabetes tipo 2.

¿Qué problemas de salud pueden tener las personas con diabetes?

Con el tiempo, los niveles altos de glucosa en la sangre causan problemas como:

  • enfermedades del corazón
  • accidentes cerebrovasculares
  • enfermedades de los riñones
  • problemas de los ojos
  • enfermedades dentales
  • lesiones en los nervios
  • problemas de los pies

Las personas pueden tomar algunas medidas para reducir la probabilidad de tener estos problemas de salud relacionados con la diabetes.

Como prevenir la diabetes

Hay diferentes factores de riesgo para que una persona desarrolle diabetes tipo 2: la dieta, el estilo de vida, tener familiares en primer y segundo grado que sufren de diabetes y el sedentarismo.

Sin embargo, hay diferentes aspectos a tener en cuenta para prevenir la aparición de la diabetes tipo 2, la única que se puede prevenir. Aquí le damos cinco recomendaciones que pueden ayudarle a evitar este tipo de diabetes, que se produce porque el organismo no responde adecuadamente a la acción de la insulina.

1. Tome el control de su alimentación

Una alimentación saludable es clave para prevenir la diabetes y muchas otras enfermedades crónicas. En vez de hacer dietas, implemente un plan de alimentación que incluya los diferentes grupos alimenticios y le ayuden a adquirir buenos hábitos en su alimentación.

Incluya en sus comidas cereales y panes enteros, frutas, verduras, leche, yogur, queso, carnes magras y otras fuentes de proteínas.

Preste especial atención al consumo de granos enteros y fibra. Ambos mantienen los niveles de azúcar en la sangre y reducen el riesgo de diabetes. Los alimentos con alto contenido de fibra son las frutas, vegetales, granos y nueces. De otra parte, varias comidas se pueden preparar con granos enteros como variedades de panes, pasta y cereales. Tener presente no solamente la calidad de los alimentos sino la cantidad que se va a ingerir, es decir no comer en exceso.

2. Deje a un lado la comida procesada y aparentemente saludable 

La comida enlatada y de paquete contiene gran cantidad de conservantes, azúcar añadido y grasas saturadas que aumentan el riesgo de diabetes tipo 2.

El pan blanco, los granos refinados y los carbohidratos procesados contienen una alta carga de glucosa.

Reemplace las bebidas azucaradas por otras como agua, té o café y en lugar de jugos de frutas naturales ingerir la fruta entera. Aunque muchos productos alimenticios se presentan como bajos en azúcar o light, varios de estos tienen una carga importante de conservantes y grasas trans.

3. Mantenga actividad física con regularidad

La practica de actividad física no depende únicamente de asistir a un gimnasio. Puede caminar 30 minutos a paso largo cinco días a la semana, esto traerá en beneficios en su organismo como por ejemplo le ayudará a mantener un peso ideal y niveles normales de azúcar. También puede optar por un programa de entrenamiento que incluya ejercicios aeróbicos y de resistencia.

4. Esté pendiente del exceso de peso

Tener sobrepeso u obesidad está estrechamente relacionado con el riesgo de padecer enfermedades crónicas como la diabetes. La personas obesas tienen resistencia a la insulina y de esta manera el nivel de azúcar en su sangre aumenta y se desencadena el mal funcionamiento del organismo. Para conocer su peso ideal lo puede hacer calculando su índice de masa corporal, una medida que resulta de dividir el peso por el cuadrado de la estatura.

5. Consulte a tiempo

Si a partir de los 45 años no hay factores de riesgo, se debe medir el nivel de glucosa en la sangre (glicemia) al menos cada 3 años y si los hay se debe medir cada año.

Si usted es menor de 45 años con factores de riesgo como exceso de peso, padres o hermanos con diabetes, hipertensión arterial, es sedentario o ha sufrido de infarto cardíaco, se debe medir el nivel de glucosa en sangre (glicemia) por lo menos una vez al año o cuando su médico lo indique.

Anuncios